Cómo imprimir tus propias fichas de póker

11/20/2017

La impresión en 3D es una tecnología de fabricación por adición en la que se da forma a un objeto tridimensional por medio de la superposición de capas de un determinado material. Su origen se remonta a hace más de 30 años, allá por la década de los 80, época en la que se dieron los primeros pasos para inventar este revolucionario método de producción.

No obstante, no ha sido hasta hace relativamente poco que las impresoras 3D se han puesto de moda, con cada vez más modelos avanzados disponibles, nuevos materiales de impresión y diversos campos de aplicación: desde joyas, pasando por la fabricación de juguetes, e incluso hasta llegar a alcanzar el ámbito aeroespacial. En las próximas líneas vamos a explorar dos ideas con las que podremos implementar esta revolucionaria y puntera tecnología en nuestro juego de casino favorito para personalizarlo (¡y presumir!) al máximo.

fichas de póker

Fichas de póker

La primera posibilidad (y la más evidente) de todas las que nos permite hacer realidad esta tecnología es la de imprimir nuestras propias fichas de póker o de casino en general, para la ruleta, el blackjack, etc. No cabe duda que esto nos permitirá darles un toque muy personalizado y divertido a nuestras partidas de póker caseras. Y hacemos gran hincapié en lo de caseras porque, como es de imaginar, los casinos físicos no permiten que llevemos nuestras propias fichas a las partidas en ningún caso. Ellos cuentan con las suyas propias, dotadas de un código único e inconfundible.

Dicho esto, lo primero que deberíamos elegir es el material de la ficha: plástico, resina, metal, cerámica, etc. Como es lógico, la calidad de las mismas dependerá de cuál elijamos. Las de plástico, el material más barato, suelen ser difíciles de contar y apilar. Actualmente también existe un material de resina-plástico compuesto que es más pesado y más llevadero de manejar. No obstante, si lo que queremos es recrear un ambiente de casino auténtico en casa con fichas de casino auténticas, debemos decantarnos por la cerámica.

Una vez que lo tengamos claro, y teniendo en cuenta que las fichas poseen diferente valor en función de su color, deberemos aprovisionarnos de diferentes tonalidades del material seleccionado. Estos son los cinco principales colores según el valor:

  • Blanco: 1 €
  • Rojo: 5 €
  • Azul: 10 €
  • Verde: 25 €
  • Negro: 100 €

El siguiente paso es el de descargar el archivo STL con las especificaciones necesarias para que la impresora pueda darles forma. Entre las principales páginas que ofrecen estos archivos, de pago y gratuitos, están Cults, Thingiverse y YouMagine.

Una vez impresas, también podremos decorar las fichas con pegatinas o adhesivos al gusto de cada uno para hacerlas aún más exclusivas y divertidas. En poco tiempo podrás fabricarte tu propio juego personalizado para presumir delante de tus amigos y convertirte en un auténtico experto de las mesas de apuestas.

cartas de póker

Protector de cartas

Otro objeto que podremos fabricar nosotros mismos con una impresora 3D es un protector de cartas. Si hemos invertido en una buena baraja y queremos cuidarla con el esmero y respeto que se merece, sería buena idea disponer de un protector confeccionado en un material duro para guardarla como oro en paño y que no sufra daño alguno.

De igual manera que con las fichas, es posible imprimir el protector en diferentes materiales y colores, para luego decorarlo a nuestro antojo con frases ingeniosas, fotos o pegatinas.

Con la increíble tecnología que nos proporcionan las impresoras 3D, las opciones para personalizar nuestras partidas son verdaderamente infinitas... ¿qué esperas para hacerte con una?