Los mejores pros españoles de póker del mundo

03/04/2018

Aunque lo cierto es que muchos jugadores profesionales de póker deciden hacer las maletas y mudarse al Reino Unido o a Estados Unidos (por las ventajas fiscales y la disponibilidad de torneos de gran envergadura que ello supone), España sigue siendo el lugar de origen de muchos y notables jugadores de póker, que crecieron y se formaron aquí antes de dar el gran salto a la vida profesional.

Se trata en su mayoría de jugadores muy jóvenes, muy formados y preparados con una asombrosa habilidad para las matemáticas. Su perfil queda cada vez más lejos de la sórdida imagen tradicional del jugador de póker, que queda cada vez más relegado al pasado y la ficción.

1. Vicente Delgado, la estrella online

Vicente Delgado

Vicente Delgado, más conocido como Codelsa en el entorno online, es uno de los jugadores más conocidos de los últimos años. Aunque en ocasiones se deja ver en torneos en vivo, no hay duda de que su especialidad es el póker online, donde amasa éxitos uno tras otro. Formó parte del equipo pro de PokerStars, el cual abandonó en febrero de 2015. Desde entonces ha empezado a centrarse más en los torneos en vivo, cosechando numerosas victorias tanto en el PSC Bahamas como en el PSC de Monte-Carlo. Esto le ha situado en el Top5 de jugadores de póker españoles, algo extremadamente poco habitual para las estrellas del juego online. No se conoce con certeza si en el futuro más inmediato apostará por seguir aumentando su presencia en los torneos en vivo o si, por el contrario, preferirá volver a su entorno favorito, el online. Lo único seguro es que le quedan aún muchas victorias que saborear.

2. Lucas Blanco, el campeón versátil

Lucas Blanco

Parece que a Blanco se le dan bien todas las modalidades de póker. Aunque es conocido por haber obtenido posiciones dentro del Top10 en los principales torneos de los últimos años en Europa, lo que mejor se le da parece ser el póker online, con el que ha conseguido amasar una notable fortuna y situarse entre los mejores jugadores de póker españoles del momento. Durante los últimos meses de 2017 la fortuna no le ha sonreído tanto como uno cabría esperar, consiguiendo un modesto puesto 52 en el WPT LA Poker Classic, y un 40 en el main event del PSC Panamá. Es de esperar que no tarde en remontar.

3. Javier Gómez, el recién llegado

Javier Gómez

Gómez es otro de los jóvenes españoles - en su caso salmantino - que decidieron emigrar a Londres para construir su carrera en el mundo del póker profesional, y durante varios años vivió en la capital británica con Sergio Aído y Adrián Mateos, de los que se hablará más adelante. Este joven empezó a hacerse un nombre en los torneos en vivo a principios de 2015, pero no fue hasta principios del año pasado cuando consiguió establecerse como uno de los cinco mejores jugadores de póker españoles del momento. A día de hoy vive un momento muy dulce, cosechando una victoria tras otra y acercándose peligrosamente en los rankings a los números 2 y 1 de esta misma lista con quienes conserva una excelente relación de amistad.

4. Sergio Aído, promesa en alza

Sergio Aído

Aunque a veces ha quedado eclipsado por su amigo y compañero de piso y de póker, Adrián Mateos, lo cierto es que muchos consideran a Sergio Aído otro de los grandes del póker español. A pesar de su juventud cuenta con una trayectoria relativamente dilatada, puesto que está ganando importantes torneos ya desde el año 2012. Actualmente disfruta de un maravilloso inicio de año tras un fulgurante 2017, donde se coronó como segundo mejor jugador de póker del mundo.

5. Adrián Mateos, la joven estrella

Adrián Mateos

Si a día de hoy existe una estrella indiscutible en el mundo del póker español actual, se trata sin lugar a dudas de Adrián Mateos, que a sus tan solo 23 años ha sido coronado como el mejor jugador de póker del mundo por el GPI (Global Poker Index). A sus 18 años, y tras ganar más de 130.000 euros en tan solo dos torneos, este madrileño dejó la carrera de económicas para dedicarse en cuerpo y alma al póker. Y parece que tomó la decisión acertada: en apenas cinco años amasa ya una fortuna de más de doce millones de euros, toda ella cosechada gracias al juego de cartas. Los que le conocen dicen que se trata de un muchacho sencillo y trabajador, firme defensor del aspecto más matemático del póker. Y a su joven edad, parece que le quedan aún muchos torneos por ganar en su carrera.