Revelamos 5 secretos sobre casinos

Article Image

06/04/2018

Los casinos clásicos son un mundo autocontenido donde el tiempo no parece transcurrir y las diferencias nacionales desaparecen. Diríase que se tratan, como escribió Terry Pratchett de las bibliotecas, de lugares que comparten un espacio común que trasciende fronteras y momentos.

Este efecto se debe, entre otros factores, a que todos los casinos están construidos con el objetivo de retener al jugador el mayor tiempo posible. Algunos de sus trucos son ya de dominio público. No obstante, existen otros trucos menos conocidos, que el jugador experto puede utilizar en su beneficio para maximizar sus ganancias.

5 – Los casinos carecen de relojes y ventanas

Los casinos carecen de relojes y ventanas

Este quizá sea el “secreto” más conocido. Al visitar un casino, un buen observador podrá ver que, en su abigarrado ambiente, no hay nada que indique el transcurso del tiempo. La intención de esto es que los visitantes olviden la hora y se dejen llevar.

4 – Tragaperras analógicas vs. tragaperras de vídeo

 Tragaperras analógicas

Las tragaperras ofrecen uno de los modos de juego más clásicos, y su atractivo no ha decaído con los años; hay algo en su mole recubierta de luces y sonido que nos satisface profundamente. Todo sea dicho, no todas las máquinas son creadas iguales: las palancas de antaño han sido sustituidas por botones. El motivo de esto es que este segundo método permite realizar las jugadas mucho más rápido.

No obstante, entre los nuevos modelos sigue habiendo variación. Aparte de los modelos habituales de ranura, los gigantes de vídeo ocupan, desde hace mucho, un lugar destacado en los casinos. Las tragaperras de vídeo son mucho más llamativas que las normales, con sus enormes pantallas que emiten un torrente de luz y sonido. Sin embargo, estas máquinas tienden a dar premios mucho menores que el modelo de ranura. El motivo es que tienen unos costes de mantenimiento mucho más altos, y que además ocupan entre el doble y el triple de espacio que las otras. Un jugador experto elegirá el modelo analógico, menos atrayente, pero sin duda más lucrativo que el otro.

3 – Conoce tus derechos

Conoce tus derechos

Los guardias de seguridad de un casino son agentes privados y no representantes de la ley, así que no tienen las mismas competencias que la policía. Por ejemplo, un vigilante de casino no tiene derecho a pedirte que vacíes tus bolsillos ni a cachearte a menos que des tu consentimiento previo. Asimismo, a pesar de que pueden realizar controles de identidad, bajo ninguna circunstancia pueden retener tus documentos legales.

En caso de que se avise a las autoridades, un dato útil es saber que los guardias de seguridad de un casino no pueden retenerte salvo el tiempo mínimo necesario hasta que lleguen las fuerzas de seguridad, y solo en casos de intento de comisión de delito o de realización material en flagrante. Asimismo, un detalle importante, que a menudo se olvida, es que estos guardias de seguridad solo tienen autoridad para actuar dentro del territorio del casino y que, fuera de él, carecen de competencias.

2 – Premios en boleto

Premios en boleto

Volviendo a las tragaperras, más de un jugador habrá pasado ya por la situación en la que, al ganar un premio cuantioso, la máquina, en vez de entregar el premio en metálico, emite un boleto que se debe canjear en caja o en una máquina de cambio.

¿A qué se debe esto? El principio es el mismo que el de cambiar fichas para jugar a la ruleta: tras la excusa de la conveniencia para el jugador, el propósito más importante es hacer al jugador disociarse del hecho de que está sujetando dinero.

Se han realizado estudios de psicología que demuestran que las personas están mucho más dispuestas a apostar un importe de dinero si lo tienen en forma de boletos o de fichas, en vez de en monedas o billetes. Este es un hecho importante para que un buen jugador sepa gestionar las cantidades de dinero que desea apostar.

1 – Luces y espejismos

Luces y espejismos

Uno de los aspectos más cuidadosamente controlados en el ya riguroso entorno de un casino es su iluminación: las zonas de juego están alumbradas con una luz cálida y agradable, diseñada para que el jugador se sienta seguro y a gusto. Las máquinas de juego en sí, sin embargo, emiten torrentes de colores y sonido de forma casi constante.

Esto crea la ilusión de que las máquinas están entregando premios de forma constante. Sin embargo, eso no refleja la realidad: los fabricantes de máquinas, en particular de tragaperras, diseñan sus aparatos para que emitan sonidos, luces y animaciones para mantener feliz al jugador, aunque no se entreguen premios reales. ¡No es oro todo lo que reluce!

En conclusión, los casinos son un negocio como cualquier otro, y su objetivo es ganar dinero y obtener beneficios. Es importante tener esto en mente a la hora de jugar. Esperamos que, con estos consejos, el jugador pueda disfrutar de su actividad favorita de forma informada y responsable.